Nos cuenta Luis De San Martín en El Diario Exterior:

El “ninismo” es un fenómeno social que en la Venezuela revolucionaria, post-democrática o pre-totalitaria, identifica a ese sector de la población que no quiere problemas; que observa desde la barrera las confrontaciones cotidianas entre los partidarios de la imposición dictatorial y los ciudadanos que se niegan a aceptar como irreversible ese anacronismo perverso que llaman “socialismo del siglo XXI”. Son un conglomerado compuesto por personas de todos los estratos sociales y niveles de instrucción que, pese a padecer a diario los efectos del peor gobierno de nuestra historia republicana, mantienen una equidistancia cínica con ambos bandos a la espera de que la balanza se incline definitivamente hacia uno de los lados.

Son astutos relativistas dispuestos a comulgar con el poder sin importar su naturaleza, es decir, les da igual que sus pretensiones sean hegemónicas y liberticidas porque al final, dicen ellos, “los políticos son todos iguales”. Se creen equilibrados al pretender situarse en el punto medio entre dos posiciones antagónicas en busca de una falsa objetividad; una falacia muy extendida que no resiste un mínimo análisis, ya sea en el campo científico o político, puesto que la objetividad debe constituir una tendencia constante y sostenida hacia la verdad, y ésta, aunque escurridiza y compleja, existe más allá de los pareceres. Los hechos son tozudos y ante ellos los “ninistas” consuetudinarios optan por la técnica del avestruz (no ver) o la del camaleón (camuflarse, para pasar desapercibidos).

La neutralidad vacua de la que hace ostentación el “ninista”, frente al conflicto entre un gobierno corrupto, anacrónico, paranoico, militarista e incapaz y una sociedad civil que se le resiste como gato panza arriba, es ya una toma de posición que favorece al victimario. De esta manera el “ninista” se salva de las posibles represalias hasta el instante en que la arbitrariedad toque a la puerta de su casa o en que sea salvado por quienes han arriesgado el pellejo por la libertad.

Su objetivo en la vida es que lo “pongan donde hay”, ese lugar que en Venezuela significa concretamente un puesto en la administración pública, conseguido mediante el clientelismo político, en el que se trabaje poco y se cobre mucho. Llega al colmo de la contradicción cuando se define a sí mismo como apolítico, al amparo de la sombra del caudillo y sus secuaces.

Sin embargo, el “ninista” tiene conciencia y la realidad lo agobia. Por muy simplista que sea su pensamiento percibe las consecuencias del imperio del crimen en las calles venezolanas, la proliferación de vendedores ambulantes, el mal estado de los servicios públicos, la inutilidad de las instituciones y los niños malabaristas en los semáforos. Aunque se enorgullezca de una cierta dosis de anti-americanismo, intuye como peligrosas las amistades de Chávez en el panorama internacional, ámbito en el que el régimen establece relaciones carnales con una liga de dictadores y autócratas que atormentan a sus pueblos y amenazan a las sociedades democráticas.

En ocasiones, en público, disfraza con humor escatológico los excesos verbales de su comandante en jefe, mientras en privado se preocupa por la imagen que Chávez proyecta de la sociedad venezolana. Su extrema frivolidad la disfraza con apelaciones abstractas a la justicia social, la paz y la venezonalidad, conceptos que quedan muy bien en medio de una partida de dominó los domingos por la tarde. Entre güisqui y güisqui lanza frases lapidarias tales como “eso siempre ha sido así” o peor aun “los venezolanos somos así” para explicar la visibilidad obscena de la corrupción gubernamental, la indigencia omnipresente y la inanidad de las Fuerzas Armadas para restablecer nuestra soberanía en una frontera plagada de narcoguerrilleros, secuestradores y contrabandistas.

Muchos de ellos tienen un amigo militar con el que compiten en amplitud abdominal y elasticidad moral, a la vez que se regodean de un crecimiento económico que se nota en las largas listas de espera para adquirir vehículos último modelo, la pujante demanda de artículos de belleza y la proliferación de casinos y centros comerciales. Los oficiales de alto rango, temerarios guerreros en los campos de batalla del club social del círculo militar, se han consolidado como el verdadero partido político de la revolución bolivariana, lo que los ha transformado en eficientes agentes de trabajo temporal cuyo perfil de empleado ideal lo constituye el “ninista”.

Las encuestas los sitúan entre un 20% y 40% del electorado para las próximas elecciones del 3 de diciembre, en las que los venezolanos se juegan la posibilidad de iniciar un proceso de reconciliación y reconstrucción nacional o la continuación de la barbarie nacional-populista. Saber a que va a optar el “ninista” es un enigma existencial que dependerá de las condiciones electorales del sistema automatizado de votación, es decir, si hay captahuellas, que vulneran flagrantemente el secreto del voto, el “ninista” votará por Chávez, no vaya a ser que quede registrado en una nueva lista de contrarrevolucionarios, y si las eliminan al menos se lo pensará. Hay quien ante la amenaza totalitaria sólo reacciona para pedir más hielo en el güisqui a ritmo de regaetón.

No obstante el panorama desolador que pinto con mis palabras, también hay empleados públicos y contratistas del Estado que esperan la oportunidad para cobrarse los chantajes y presiones a los que han sido objeto en todos estos años, lástima que sea imposible saber su cuantía. El estatismo económico tiende siempre a condicionar perniciosamente la autonomía de las personas.

La existencia de un significativo porcentaje de arribistas en la sociedad venezolana debe hacer reflexionar a la renacida oposición que se agrupa en torno a Manuel Rosales, toda vez que el triunfalismo es el peor aliado posible ante la complejidad y magnitud del reto planteado. Las condiciones electorales son las mismas que nos obligaron a abstenernos en las elecciones legislativas: registro electoral envenenado, captahuellas, máquinas de votación inauditables y bidireccionales, testigos de mesa oficialistas, observadores internacionales mudos, etc. Hugo Chávez cuenta con los recursos para imponerse por las malas, por lo que hay que ser responsables en la gestión de la esperanza porque, aunque el 3 de diciembre es un momento de inflexión importante, el mundo no se va acabar ese día. Como mucho será otro punto y seguido, sea cual sea el resultado.