Mapa de relaciones y afectos

Mapa de relaciones y afectos

Celebrar el cumpleaños, sobre todo si son 40, es una buena excusa para reflexionar sobre lo vivido, lo dejado de vivir, errores y aciertos, omisiones (siempre las omisiones) y también sobre las relaciones, que hoy en día determinan una gran parte de nuestra vida. Quizás por eso decidí comenzar un experimento que tiene que ver con las redes de relaciones y afectos y sus canales de comunicación. (el año pasado hice un primer intento pero no logro encontrar la información).

Se trataba de llevar la contabilidad de las felicitaciones recibidas durante esos días y clasificarlas en función del canal y el origen geográfico. Puede que a algunos, éste ejercicio de disección relacional les parezca frío, inútil o un pelín exhibicionista pero estoy convencido que un mapa de mis relaciones personales me puede dar muchas pistas para entender y mejorar la calidad de estas, convencido que en la sociedad red, las relaciones personales son la gasolina que mueve el trabajo, el conocimiento, el ocio… la vida.

Empecemos con los datos:
Mensajes recibidos: 280

Conocidos físicamente: 280
Conocidos sólo virtualmente: 0

Primer mensaje recibido (hora española): 26/9 a las 19.50 (desde la India)
Último mensaje recibido (hora española): 28/9 a las 7: 30 (desde EEUU)

Canales utilizados:
Felicitaciones en persona: 15
Felicitaciones por telefono 14
Felicitaciones vía mail: 18
Felicitaciones vía SMS: 6
Felicitaciones vía facebook 147 (5 mensajes)
Felicitaciones vía Whatsapp 82
Felicitaciones víaTwitter público: 9
Felicitaciones repetidas: 16

Origen de las felicitaciones no españolas:
México 9
Brasil 8
Argentina 7
EEUU 7
Venezuela 4
Chile 4
Ecuador 3
El Salvador 2
Colombia 2
Rep checa 1
Bolivia 1
Italia 1
Uk 1
Polonia 1
India 1
Alemania 1
China 1
Perú 1
Nicaragua 1
TOTAL: 56 (21%)

A la luz de esta información, que se podría profundizar todavía más, me vienen a la cabeza una serie de reflexiones:

– Los días en la globalización tienen 35 horas
– El peso de lo internacional en las relaciones sigue creciendo, más del 20% de mis relaciones viven fuera de España.
– Lo presencial es imprescindible, he conocido en persona a todas las personas que me han felicitado.
– Los vínculos débiles y fuertes se distribuyen, esencialmente en función del canal. 29 personales (llamadas o presencial), 88 intermedios (whatsapp y sms), no se exactamente dónde meter el mail (18) y 161 más impersonales (facebook y twitter). Los vínculos debiles utilizan los canales más generales, y más sencillos, como facebook, donde el uso de las herramientas adecuadas (el recordatorio de cumpleaños) y la facilidad tienen un efecto multiplicador.

Jorge Carpizo, in memoriam

Hoy cumpliría años el Doctor Jorge Carpizo, recientemente fallecido en el DF. Sirva de homenaje y despedida éste pequeño relato:

No tuvo tiempo de despedirse pero no fue una sorpresa. Yo lo tenía todo soñado…

México, D.F., a 20 de febrero de 2012

Dr. Rafael Rubio
P r e s e n t e.

Así, no se si a la antigua o a la mexicana, empezaba el Dr. Carpizo sus mails. Y en este me emplazaba a vernos en el mes de marzo, que llegaba a su fin. Era una eminencia (Procurador General de la República, Rector de la UNAM, Presidente del IFE, Embajador en Francia autor de cientos de publicaciones científicas… ) y yo un aprendiz, ya no tan joven, en el mundo de la consultoría política y la Universidad. Debe ser que a las grandes personas se les disfruta más fuera de su casa, cuando pueden estar tranquilos, sin el agobio continuo de los que les juzgan por la foto de los medios de comunicación, sin tener la oportunidad de conocerlos. Quizás por eso estuvimos muy cerca durante su estancia en Madrid.

Creo que todo empezó por necesidad, soy de esos a los que saber jugar con el ordenador les convierte en informáticos, y conectamos muy bien desde el principio. Teníamos una opinión muy diferente en temas esenciales pero compartíamos la forma de ver la vida, aunque a veces me hacía de rabiar. Su amor por el mundo, que conocía casi en su totalidad, su enorme sensibilidad que le llevaba a disfrutar de la belleza, su enorme sentido común… generó un respeto mutuo, que se renovaba con el trato frecuente.

En Madrid le echamos mucho de menos cuando decidió regresar al DF. Por las veces que volvió tengo la sensación de que el también suspiraba por Madrid. Desde entonces tuve el honor de que contara conmigo en el tribunal de dos tesis doctorales de discípulos suyos, y pude participar en un libro homenaje, que hoy adquiere mucho más valor.

Yo había soñado con su funeral (nunca me había pasado, quizás fue la distancia, la diferencia de edad, la fragilidad que se intuía la última vez que nos vimos…). La providencia se reía de mi, y ponía mi triste sueño al alcance de la mano, pero todo fue distinto.

No había avión que salir corriendo, sin hacer las maletas, para hacer Madrid- DF y llegar a tiempo, la noticia me encontraba en su país, dando clase en la ciudad de Guadalajara. No hubo llamada telefónica de mi maestro, y casi su hermano, Pedro de Vega, sino que leí su nombre regresando de una visita de ensueño al Hospicio Cabañas. Sabía que en México era una persona importante pero me sorprendió ver su nombre en un banner informativo de un cartel luminoso pero no pude leer la noticia, a la que seguía el anuncio de un acto de Peña Nieto en la ciudad. No podía imaginar de que se trataba, no entraba en mi sueño. Quizás eran sólo las ganas de verle, pero llegué a pensar que quizás había venido a acompañar al candidato Priista en algún acto electoral (no creo que Enrique fuera de su agrado pero en política, como alguna vez me contó, las cosas nunca son como parecen y eran muchos los que habían solicitado su amparo y consejo), tenía que enterarme y llamar…. al llegar a la habitación no tuve que terminar de escribir su nombre en Google, no me lo podía creer.

Fue una noche amarga. Mi agenda me decía que a la mañana siguiente mi avión salía destino Roma, y las páginas de vuelos decían que no había otra posibilidad de llegar a tiempo a mi cita romana, imposible de retrasar. El cerebro es cruel cuando necesita justificarse, y llegué a pensar que, una vez muerto, poco podía hacer yo allí… (esta vez sí estaríamos de acuerdo). Las excusas se amontonaban: el viaje al DF, mi desconocimiento de los planes de la familia (de la que sólo conocía a su inseparable Mari), su deseo de tener un velatorio intimo (por lo que quizás no lograra entrar)…

A las 5.30 salía del hotel. En la recepción una pareja busca una cama con urgencia en el mejor hotel de la ciudad; en el camino, a ambos los lados de la carretera, mucha gente espera el bus para ir a trabajar, mientras unas luces tenues ilumina algún puesto de agüitas; los coches no quieren irse de un parking repleto en un club de carretera (show&table bar). No podía dejar de pensar que, a pesar de mis sueños, la vida sigue adelante.

PS. Me escriben de México: Don Jorge siempre tan previsor, cada vez que viajaba al extranjero o iba a ser intervenido quirúrgicamente, le encomendaba a Mary Quintero que le entregara la carta a Carlos Carpizo. Cientos de estas cartas fueron destruidas, ya que siempre regresaba el Dr. Carpizo con una gran sonrisa y con unas ganas de seguir luchando por mejorar nuestro país. Lamentablemente ésta última si ha llegado a su destinatario.

“Con la alegría de haber existido durante 68 años, me despido de mis familiares y amigos.
Traté de vivir lo mejor que pude dentro de mis circunstancias, y de servir con devoción a México y a su Universidad Nacional.
En los cargos que ocupé siempre rendí informes públicos, presenté evaluaciones y dejé constancia de lo realizado en múltiples libros y artículos. El mejor homenaje que puedo recibir consiste en que se lean y reflexionen.
Nunca mentí ni cometí delito alguno. Cumplí con mis responsabilidades al máximo de mi capacidad y voluntad.
En mis libros y artículos tanto los académicos y los testimoniales, dejo constancia del país que me tocó vivir, servir, gozar y sufrir.
Mil y mil gracias a aquellos que colaboraron lealmente conmigo y con los valores que rigieron todas mis actividades.
Me voy amando, con todas mis fuerzas, convicciones y emociones, a nuestro gran país y a su, y mía también, Universidad Nacional”.

Tips sobre un Montevideo visto y no visto para viajeros express

La verdad es que no se si debería escribir este post. Vaya por delante que difícilmente he superado las 40 horas en Montevideo, con las correspondientes 8 horas de sueño, y que mi visión debe ser muy parecida a la que se llevan de Madrid los que se suben al Turibus para ahorrarse pasear la ciudad, mientras se van perdiendo todo el sabor que se esconde en sus calles…

En el equipaje de prejuicios con el que llegué a Montevideo llevaba mi corazón atlético (que desde hace un par de años ha convertido el “uruguayo” en el grito de guerra favorito del Calderón), algún buen amigo Uruguayo, y una excelente impresión general de la “Suiza de Sudamérica”, que se confirmó nada más aterrizar (quizás el contraste con el Aeroparque porteño ayudó a resaltar el nuevo aeropuerto recién estrenado). El primer consejo para el viajero que viaja desde Madrid, y no encuentra vuelo directo con facilidad, es echar un vistazo a las combinaciones en barco desde Buenos Aires, hay un par de compañías, el precio puede llegar a compensarse con los horarios, y la experiencia de cruzar el río de la Plata es muy recomendable.

La ciudad todavía disfrutaba del Mundial y, como las banderas de España que se han quedado olvidadas en los balcones de nuestras ciudades, la ciudad se encuentra todavía decorada con mensajes de ánimo, anuncios comerciales que usan el mundial, posters de la selección y fotos de Diego Forlán. De ahí que me cogiera de sorpresa la primera pregunta del señor que viene a recogerme al aeropuerto ¿qué tal con la crisis?. La visión de la situación de España vista desde Montevideo causa escalofríos, hablan de nuestro bienestar en pasado, y de nuestro recorrido como una historia de la que hay que aprender para evitar nuevos fracasos “es lo que le digo a los turistas brasileños, que ahora van muy rápido pero… tengan cuidado no les vaya a pasar lo que a España”.

Lo primero que llama la atención al llegar a la ciudad son sus calles vacías. Eran las diez de la mañana y no había nadie, ni coches ni peatones, como en Madrid en agosto… en medio de la jornada laboral. Si no hubiera visitado la ciudad a media tarde hubiera vuelto convencido que Montevideo es una ciudad antifantasma, en la que las personas se esconden con la luz, desapareciendo al caer la tarde y apareciendo bien entrada la mañana, casi a la hora de comer. Aún así son muchas las calles de la ciudad a las que se puede llegar andando desde el centro, en las que pueden pasar horas sin ver pasar una persona, ni un coche. No se si será consecuencia del frío 4-6 grados que contrastan con los 40 que dejé en Madrid, y atacan sin piedad mi chaquetita informal (que permite combinaciones con o sin corbata pero no soporta el frío), pero creo que esta ausencia forma parte del sabor de la ciudad, y es interesante perderse por barrios como el de la antigua estación de tren, cuya fachada sigue llenando las portadas de los folletos mientras se va pudriendo por dentro y llenando de basura y pinturas por fuera, víctima del abandono (algunos comentan que capital español pensaba levantar dentro un gran centro comercial, aunque dudan que la oferta siga en píe). La ciudad está más sucia que lo que uno podría esperar de una Suiza bis, pintadas por lo general políticas, casas abandonadas, solares vacíos, lemas “revolucionarios”…

En el centro de la ciudad, la Ciudad Vieja, han reservado un par de calles peatonales para el recorrido turístico. Son calles que van del centro histórico al Mercado del Puerto (que merece una visita), paseables, agradables que logran, y no es poca cosa, despertar el deseo de conocer Buenos Aires (que se intuye hermana mayor de Montevideo). Hay unas cuantas librerías grandes, en las que perderse, aunque todo suena a conocido y es difícil encontrar algo original, más allá de libros sobre historia y política local, de los que no pude evitar hacerme con un par de ejemplares.

He dejado para el final el lugar al que dedique el 80% de mi tiempo, el Palacio Legislativo, obra del italiano Cayetano Moretti, un edificio imperial con abundantes grupos escultóricos en el exterior, y una gran linterna adornada por 24 cariátides de mármol blanco. Ambas cámaras comparten un edificio de principios de siglo (1908-1925), diseñado por el arquitecto del Congreso de Buenos Aires (orgullo fraternal) que no llegó a realizarlo. El Senado (30 Senadores y el Vicepresidente de la República que preside la cámara, y cuenta con voz y voto); el Congreso 99 diputados en representación de los 19 departamentos del país.

En el interior se encuentran estupendos mármoles, granitos y basaltos del país y preciosas maderas, paraguayas unas y otras traídas desde Italia. Me ha llamado la atención la ausencia de despachos (hasta la construcción posterior de un edificio anexo de oficinas); un enorme salón de los pasos perdidos que hace de puente y lugar de encuentro entre Congresistas y Senadores, bajo cuyas puertas se encuentran vidrieras que representan la justicia y el trabajo, y que recuerda a la planta enorme de una iglesia sin bancos en la que unos soldados custodian las Actas de la declaración de independencia; una cámara de baja en el que se sigue votando a mano alzada, tras algún intento fracasado de instalar los botones de voto, (un buen sitio para hablar de la modernización de los parlamentos)…


En resumen: una ciudad para 24 horas, que bien se pueden complementar con un par de visitas fuera de la ciudad, Colonia y Punta del Este, aunque esta vez no hubo tiempo.

Para dormir no puedo recomendar sitio alguno. Volvió a tocar el Radisson, que es como todos los Radisson: símbolo de la globalización y la imagen de marca. Uno consigue olvidarse de donde está y volver, por unas horas, a la ciudad de “Radisson”, no es sólo las camas y la tele por cable… la misma alfombra, los mismos ascensores y hasta la misma antipatía en la recepción, como un adn de origen al que no pueden renunciar los miembros de la cadena. Si de mi dependiera buscaría otro sitio, pero si toca, el sitio, en la plaza principal, es inmejorable, y las vistas al mar desde el Restaurante, planta 24 o 25, dignas de atención.

Para comer muy recomendables tanto Paninis, como el Milongón (con espectáculo histórico-folclórico incluido). Pasta deliciosa, carne suculenta, y unos postres en los que el dulce de leche no puede faltar. Tampoco estuvo nada mal el cateríng del Congreso, aunque el primer día situaron en la entrada del comedor a una especie de modelo que no se movió de su puesto mientras se dejaba mirar por los comensales, sin justificar muy bien su labor. Creo que ellos mismos se dieron cuenta de lo ridículo de la situación y el segundo día renunciaron al “exceso” de personal.

PS. 1 aviso y 2 pequeños descubrimientos para viajeros express. Si hacéis escala en Buenos Aires es mejor mirar el billete antes. He descubierto que las compañías, especialmente Aerolineas Argentinas, tienen cierta tendencia a considerar como una simple escala todo un cambio de aeropuerto, sin avisar, ni facilitar la labor de ninguna manera y uno se descubre a las 5 de la mañana, desorientado, obligado a apostar entre el taxi o el autobús de linea (ambos a costa de su bolsillo), en un recorrido que va de los 45 minutos a las 2 horas, según a quien preguntes, y que, en mi caso, se acercó más a las dos horas, de manera “excepcional” a causa de un accidente y sus consiguientes atascos.

Los dos descubrimientos son que el dulce de leche se considera líquido, a efectos de controles de seguridad, especialmente en aeropuertos europeos, y que la policía en España ha empezado a probar unas máquinas que permiten hacer el control de pasaportes electrónicos (o dni electrónicos) de manera automática. De momento (agosto, 2010) la práctica deja mucho que desear, con instrucciones de uso poco claras, tendencia a bloquearse y, sobre todo, sin marchar atrás. Una vez que uno es absorbido por la versión moderna de “la cabina”, no hay forma de salir, con o sin papeles en regla, ni siquiera un botón para comunicar la incidencia… no me quedó otra que intentar la fuga, para delante y para atrás, y hacer saltar la alarma una y otra vez (solo tiene 3 pitidos), hasta que llegó una amable policía que mientras comentaba como por encima: “están fallando mucho”, parecía decir “otro friky que pica”.

Ayuda a Haiti

Queridos amigos, como tengo la mala costumbre me meterte en este tipo de lios, algunos me estáis preguntando qué se puede hacer para colaborar a paliar, aunque sea minimamente, la tragedia de Haiti. Da la casualidad que una de las mejores amigas de mi mujer ha trabajado en un hospital Haitiano gestionado por la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos.
Fundación NPH
Caja Madrid: 2038-9254-56-60.000-41.107
Indicar Nombre completo y “Terremoto Haití”.

Además desde la Jornada Mundial de la Juventud, en la que colaboro, nos ofrecen una serie de referencias

A continuación corto y pego el correo en el que cuentan un poco sobre la situación, sus necesidades y como están empezando a trabajar:

Como bien sabéis ayer hacia las 23:30 hs hora española un fuerte terremoto (fuerza 7 escala Richter) ha azotado a la capital haitiana en Puerto Príncipe. Precisamente allí se encuentra nuestra zona de trabajo habitual desde el año 1988. Después de unas horas tensas sin saber el alcance del mismo y el grave impacto que podía haber causado en nuestra gente y la comunidad haitiana, os pasamos a informar sobre la situación actual.

Un correo urgente del Padre Ricardo (Director de NPH Haití) nos informa de los siguiente:

a) Hogar de NPH Haití en kenscoff (a 45 min de Pto. Príncipe).
450 niños/as acogidos entre los primeros días de vida y los 21 años, personal sanitario, educadores y voluntarios en el momento de la catástrofe.
Todos los niños/as y personas adultas están bien, sanos y salvos.
Sin daños estructurales aparentes de importancia en los edificios donde viven.

b) Hospital pediátrico Infantil St. Damien Chateaublond en Tabarre (a 15 min de Pto. Príncipe).
200 niños/as gravemente enfermos internos, familiares y personal sanitario en el momento de la catástrofe.
25.000 niños/as gravemente enfermos atendidos al año.
No se han recibido hasta el momento noticias relacionadas con fallecimientos o desapariciones dentro del Hospital. Por confirmar.
Daños estructurales de importancia en todos los edificios del Hospital donde se alojan los niños/as enfermos.
Las paredes que delimitan el Hospital completamente destruidas.
Primeras medidas: Se procederá a levantar tiendas de campaña en el terreno para alojar a los niños/as, personal sanitario y familiares.

c) Centro Kay Saint Germain para la Rehabilitación y tratamiento de niños/as discapacitados en Tabarre (15 min de Pto. Príncipe).
150 niños/as con disminuciones físicas/psíquicas, familiares, y personal sanitario en el momento de la catástrofe.
No se han recibido hasta el momento noticias relacionadas con fallecimientos o desapariciones dentro del Centro. Por confirmar.
Daños estructurales de importancia en todos los edificios del centro donde los niños/as reciben terapia.
Las paredes que delimitan el centro completamente destruidas.
Primeras medidas: Se procederá a levantar tiendas de campaña en el terreno para alojar a los niños/as, personal sanitario y familiares.

d) Antiguo Hospital “St.Pierre Damien” (5 plantas) de NPH Haití en Petionville, epicentro del terremoto.
60 niños/as con discapacidades, familiares, personal sanitario, administrativo, voluntarios en el momento de la catástrofe.
Por confirmar la pérdida de niños/as y adultos.
El edificio de 5 plantas al parecer, se ha venido abajo por completo.
Sin más noticias al respecto.

e) Escuelas y centros médicos en los barrios más marginales de la capital: Wharf Jeremy y City Soleil.
Por confirmar la pérdida de vidas y fuertes daños a las escuelitas y centros médicos.

El padre Ricardo nos afirma que jamás habían vivido un panorama como este tan dantesco.

En estos momentos ya estamos recibiendo a centenares de damnificados, muchos niños/as y adultos afectados por la catástrofe en nuestro propio Hospital St. Damien.
Necesitamos urgentemente:

Equipos de trabajo
Maquinaria pesada
Ropa
Comida
Tiendas de campaña
Mantas
Medicinas etc…

No podemos afirmar que desde NPH no hayamos sufrido pérdidas humanas pero lo tememos. Debemos esperar todavía unas horas.
Estamos en permanente contacto con Haití!!!.

Hemos recibido un sin fin de llamadas de todos vosotros, preguntando, preocupados, ofreciendo vuestra ayuda y colaboración. La necesitamos. El Padre Ricardo y nuestra gente nos la han solicitado. Esfuerzos coordinados desde NPH para poder atender a todos los afectados desde NPH. Por favor, compartir esta información con todos vuestros familiares y amigos.

Seguiremos informando puntualmente. Gracias, a todos!!!.

Fundación NPH
Caja Madrid: 2038-9254-56-60.000-41.107
Indicar Nombre completo y “Terremoto Haití”.

Un fuerte abrazo.
Xavier

Xavier Adsarà
Director
Fundación Nuestros Pequeños Hermanos
C/Elisa nº 23
08023 Barcelona
Tel: 93.434.20.29
Mov: 639.153.153
[email protected]
skype: fundacion.nph
www.nph.org
Donativos:
Fundación NPH. Caja Madrid nº cta. 2038-9254-56-60.000-41.107
Nº de Registro: 08/0345
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Madrid