El fomento de la lectura en clubes de lectura (I)

El fomento de la lectura en clubes de lectura (I)

Por Raquel Jiménez Jiménez | La lectora de Guermantes

Desde este blog de Zenda, animada por la información del reciente Informe de Lectura, me propongo conocer de cerca la realidad del fomento de la lectura en España. Por ello me aventuro en este nuevo post de La lectora de Guermantes a entrevistar a algunos clubes de lectura de los muchos que existen en nuestro país. ¿Cómo funcionan? ¿Quién los promueve? ¿De qué adolece España en cuanto a la creación del hábito lector? En el artículo anterior, Susana Rizo nos había comentado la gran demanda de actividades cómo éstas.

Entrevistamos a las responsables de los clubes de lectura La plaza de Poe, Breviario y Casa del Libro de Gran Vía

La Plaza de Poe

Entrevista a Eva Losada Casanova, escritora, guionista, profesora de escritura y directora en La plaza de Poe, un espacio de creación literaria de Madrid.

1.¿Qué actividades promovéis desde vuestra organización que pueden potenciar la creación de un hábito de lectura?

La plaza de Poe es un espacio, una plaza, donde impartimos talleres, convocamos certámenes, programamos charlas literarias y cada 4 o 5 semanas realizamos CATAS. En estas CATAS animamos a alumnos y a cualquiera que le guste leer, que lea un libro determinado. Escribo reseñas y artículos en el blog para motivarles sobre esos libros o autores. Si hablas de un libro con pasión ayuda mucho.

En este país se lee poco pero los que leen lo hacen con avidez. Somos una especie en vía de extinción, lo sabemos. Intentamos llegar a ese público pero sobre todo, al otro, al que es más perezoso. Les motivamos con el vino, el queso y un lugar muy atractivo. No pueden resistirse y leen. Luego te agradecen que seas tan pesada con los libros. Les cuesta.  Por ese motivo, las CATAS, las hacemos cada 5 semanas. Les damos tiempo suficiente. Cuando la CATA termina, comparto con ellos sus inquietudes para la selección de futuros títulos. Cuanto más desconocido es el autor/a y la editorial, más reacios son a leer, pero tampoco quieres literatura solo de entretenimiento. Buscar el equilibrio entre ligereza y calidad narrativa es importante. Una vez que se acostumbran a leer un libro al mes ya se convierte en un hábito. Igual que correr o hacer bicicleta todas las mañanas.

  1. ¿Creéis que hay algún agente o colectivo que debe impulsar fervientemente actividades de este tipo?

Claro. Ayuntamientos, bibliotecas, centros culturales de barrio, etc. Lo que ocurre es que, los que coordinamos los Clubs de Lectura, en su mayoría escritores o libreros, también comemos, pagamos hipotecas y tenemos hijos. Queremos fomentar la lectura, por supuesto, pero que nos ayuden a hacerlo.

¿Queremos niños y niñas que disfruten leyendo o niños y niñas a los que se les castigue a leer? pregunta Eva Losada”
  1. En líneas generales, ¿qué recepción tenéis en los clubes de lectura que lleváis a cabo?

Lo normal es que se apunten unas 7-9 personas, siempre las mismas. Entre 40-70 años. Mujeres casi siempre. En este país las que leen son mujeres.

  1. ¿Tenéis alguna ayuda de alguna institución a la hora de organizar estas actividades (cesión de espacios, promoción en la web, alguna cuantía económica,…)?

Nada. Es más, promocionamos los libros en redes; esto ayuda a los autores y a las editoriales. Nosotros tenemos nuestro espacio propio, no dependemos de librerías. Pero, dudo de que exista una librería que se niegue a acoger un club de lectura. Cada vez hay más, los necesitan. El Club de Lectura es lo que hace revivir a una librería. Y si, además, das un vino o unas patatas, tienes a fieles lectores bien dispuestos. Y, los escritores, necesitamos a los Clubs de Lectura para que nuestros libros se muevan. A mí me encantan los encuentros con lectores, me lo paso muy bien. Aprendo muchísimo. Ah, y gratis, claro. Nadie te paga por ir a un Club de Lectura. A nadie se le ocurre, ni siquiera, sugerirlo.

  1. ¿Podéis explicarnos la dinámica de un club de lectura como el vuestro?

Anunciamos las lecturas para los próximos dos meses. Las publicamos en redes, durante ese mes escribo algo sobre el libro y el autor. Elegimos muy buena narrativa. Nadie nos dice qué elegir. El mercado no nos condiciona. Es decir, somos libres: Buzzati, Woolf, Berlin, Musil. La semana que viene programaremos mayo y junio. Y el año que viene me gustaría mezclar autores consagrados con autores vivos, que vengan a la CATA y se tomen un vino con nosotros.

Aquel lector o lectora que quiere apuntarse entra en la web, en el Programa de catas. A través de una plataforma se registra.Son muy divertidas y se aprende muchísimo. Más que frente al televisor, en el futbol o en un centro comercial. Acuden de todas las edades y condiciones. Llegan con el libro leído, claro. Algunos no lo han terminado, eso también sucede. El día de la CATA hablamos del autor, sus influencias, su obra y especialmente de ese libro. La CATA dura dos horas y media y siempre la acompañamos de vino, queso, embutidos, etc. Nuestros alumnos acuden gratis, aquellos que no lo son pagan por asistir 10 euros. Si puedo traigo al traductor o bien al editor. El año que viene quiero que vengan autores. Todavía estamos afianzando el club, solo llevamos un año con las CATAS, cada vez vienen más lectores a ellas. Hemos abordado autores como Lucía BerlínDino Buzzati y  Virginia Woolf.

Las librerías son una buena manera de enganchar a lectores jóvenes- dice Eva Losada
  1. ¿Dónde- a vuestro juicio- ha fallado nuestro país a la hora de potenciar la lectura (en la familia, en el colegio,…)?

Si tus padres leen, eso no garantiza que tú leas pero la probabilidad de que lo hagas es más alta. Si hay libros en tu casa, sucede lo mismo.

En cuanto a los colegios, el problema es grave. Creo que no eligen bien las lecturas y lo que hacen es desincentivar la lectura, acabar con los futuros lectores. ¿Queremos niños y niñas que disfruten leyendo o niños y niñas a los que se les castigue a leer? Lo primero, sin duda. Por ese motivo, hay que elegir libros que enganchen a los estudiantes. No metas en tu programa La Colmena de Cela o El sí de las niñas de Moratín o a Berceo. Así lograrás que detesten leer. No tienen edad para esos libros, independientemente de si son o no obras maestras. Dejen al niño que descubra más adelante ese tipo de literatura, ayuden primero a que le guste leer. La formación vendrá luego. Edgar Allan Poe, Darhl, Lovecraft o, una joven escritora española: Laura Gallego. Todo lo anterior son muy buenas alternativas. Las sagas de esta escritora, muy buena, por cierto, o un clásico como Sin noticias de Gurb de Mendoza, o incluso los cuentos de Juan José Millás, son libros estupendos, perfectos para atrapar y enganchar a jóvenes lectores. Si el profesor o profesora es un gran lector sabrá qué libros recomendar a sus alumnos.

Las librerías son una buena manera de enganchar a lectores jóvenes.

  1. ¿Qué más podemos hacer? ¿Se os ocurre alguna actividad de dinamización de la lectura para todo tipo de lector?

Los Clubs de Lectura, como sucede en Inglaterra, Francia o Italia. En cada barrio hay un Club de Lectura. Poco tiene que ver con el precio. Nada. Eso son excusas ridículas para el pirateo, pero sobre todo para aquellos que no les gusta leer porque, de niños, nadie les enseñó a disfrutar de la lectura.

Charlas en colegios. Los escritores estamos encantados de ir a colegios e institutos para fomentar la lectura.

Con talleres de escritura. Nosotros tenemos talleres para jóvenes, ellos escriben, leen y publican sus trabajos. Las lecturas que les damos están muy pensadas.

Con buena literatura. El lector no es idiota. Da igual si tiene catorce años o cincuenta más.

Con actividades en bibliotecas y centros culturales.

El Breviario

Continuamos entrevistando a diferentes actores que intervienen en el proceso de creación de un hábito de lectura, Rafa Rubio Imma Aguilar, fundadores del club de lectura y pensamiento político El Breviario
  1. ¿Qué actividades promovéis desde vuestra organización que pueden potenciar la creación de un hábito de lectura?

El Breviario propone la lectura de un libro para ser debatido cada dos meses. No es mucho pero para mucha gente que lee poco, es un reto.

  1. ¿Creéis que hay algún agente o colectivo que debe impulsar fervientemente actividades de este tipo?

Creo que la política está también para eso. Asociar la lectura a las actividades humanas en que media la decisión y la creación lo requiere, pero más allá de eso, debe haber un convencimiento y firme voluntad de la necesidad de fomentar el hábito de la lectura desde la educación

  1. En líneas generales, ¿qué recepción tenéis en los clubes de lectura que lleváis a cabo?

Notamos que a la gente le gusta mucho esta iniciativa y se involucra. El hecho de debatir entre amigos y retarse a leer cada vez convence a más personas. Solemos recibir entre 30 y 40 personas

  1. ¿Tenéis alguna ayuda de alguna institución a la hora de organizar estas actividades (cesión de espacios, promoción en la web, alguna cuantía económica,…)?breviario3

No, qué va. Es una iniciativa privada entre amigos, apoyada también por amigos. Las librerías en que hemos celebrado el club de lectura nos ceden el espacio y se vuelcan a ayudar, muy especialmente Cervantes y Cía.

La familia influye mucho desde el ejemplo – sentencia Imma Aguilar”
  1. ¿Podéis explicarnos la dinámica de un club de lectura como el vuestro?

Proponemos la lectura de un libro y, a veces, una película/ teatro/ serie siempre en torno a un tema relacionado con el pensamiento político. Siempre es ficción, porque ya bastante ensayo leemos todos por nuestras profesiones.

El libro tiene cierta relación con el tema o mucha, depende. Dos meses después nos reunimos con algún invitado relacionado con el tema o, en ocasiones el propio autor. Debatimos y nos tomamos unos vinos. Siempre informamos y convocamos por redes del tema, la propuesta literaria, la fecha, etc.

  1. ¿Dónde- a vuestro juicio- ha fallado nuestro país a la hora de potenciar la lectura (en la familia, en el colegio,…)?

Creo que es una decisión colectiva y por tanto, política, debe serloLa familia influye mucho desde el ejemplo, desde la normalidad del hábito de la lectura.

  1. ¿Qué más podemos hacer? ¿Se os ocurre alguna actividad de dinamización de la lectura para todo tipo de lector?

Se me ocurre que los escritores sean los que acudan a las tertulias de la TV, los que protagonicen la actualidad.

Se trata de la comunicación.

Casa del Libro

La tercera entrevista de este artículo es a Abril G. de Enterría, coordinadora del Club de Lectura* de Casa del Libro de Gran Vía.

1. ¿Qué actividades promovéis desde vuestra organización que pueden potenciar la creación de un hábito de lectura?

En Casa del Libro, además de contar con espacios fijos y cambiantes de recomendación de títulos, realizamos diversas actividades con las que pretendemos potenciar el hábito de lectura y dar a conocer lo que se publica. Estas actividades van desde las clásicas presentaciones y firmas de libros a noches y semanas temáticas, cuentacuentos y actividades infantiles, encuentros con autores, talleres y ciclos temáticos y clubes de lectura. Todas las actividades son gratuitas y abiertas, con el fin de facilitar el acceso al mayor número de lectores y lectoras. Actualmente tenemos en marcha 13 clubes de lectura que se reúnen mensualmente en ocho de nuestras 39 librerías, algunos de ellos -como el de Rambla Catalunya (Barcelona) y el de Córdoba- de muy reciente creación y el resto con un recorrido que oscila entre uno y cuatro años. Todos ellos se reúnen una vez al mes y es de esperar que poco a poco vayamos ampliando su número. Algunos de estos clubes son generales, como los de Gran Vía (Madrid), Rambla Catalunya (Barcelona) y el Salón de libros perdidos de Valencia; otros son temáticos, como el de literatura policíaca de Valladolid y el de novela romántica de Passeig de Gràcia. Además, contamos con tres clubes de literatura juvenil en nuestras librerías de Maestro Victoria (Madrid), Valencia y Sevilla.

2. ¿Creéis que hay algún agente o colectivo que debe impulsar fervientemente actividades de este tipo?

Considero que estas actividades deben ser impulsadas por toda la sociedad, desde organismos públicos como el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a las consejerías y concejalías de educación y cultura de comunidades autónomas y ayuntamientos, pasando por los centros educativos de todos los niveles, los centros culturales y las bibliotecas públicas -que están haciendo una labor magnífica, al menos en lo que se refiere a la Comunidad de Madrid-, hasta entidades privadas como las librerías, las escuelas de creación literaria, colectivos como asociaciones vecinales y culturales y medios de comunicación. Además, los propios lectores pueden ser agentes activos -y de hecho lo son- organizándose en actividades como los clubes de lectura, y existen experiencias preciosas de grupos que se reúnen desde hace una o dos décadas.

3. En líneas generales, ¿qué recepción tenéis en los clubes de lectura que lleváis a cabo?

Los clubes de lectura que llevamos a cabo tienen una muy buena acogida y son una oportunidad para conocer a los lectores y aprender a través de sus propias lecturas. Contamos con lectores y lectoras muy fieles (en su mayoría mujeres, aunque no siempre), que conforman grupos que varían desde la media docena de participantes a algo más de una veintena, que participan en las propuestas de lecturas sugiriendo temas, autores u obras, y que enriquecen las tertulias con sus experiencias lectoras y vitales. Al tratarse de grupos abiertos, siempre contamos con nuevas incorporaciones y, aunque hay algunas participantes esporádicas y el número suele aumentar considerablemente cuando contamos con la presencia de autores, lo habitual es que se formen grupos heterogéneos que dan lugar a debates muy interesantes.

En el caso concreto del Club de lectura de Gran Vía, que es el que coordino, comenzó hace cuatro años con apenas media docena de participantes y en la actualidad lo habitual es que rondemos la veintena. Si llegamos a superar este número de forma estable, deberemos plantearnos la necesidad de poner en marcha nuevos grupos, de forma que podamos mantener las condiciones que permiten un desarrollo adecuado de la actividad con intervenciones por parte de todos los participantes. Las lectoras -en nuestro caso habitualmente es una mayoría abrumadora de mujeres- valoran de forma muy positiva la presencia de autores, editores y traductores en nuestras tertulias y, además de poner en valor la experiencia de compartir y conocer diferentes puntos de vista, suelen destacar la oportunidad que el club les ofrece para conocer obras y autores o acercarse a temáticas que si no fuera por nuestros encuentros probablemente no habrían despertado su interés y de cuya lectura han disfrutado.

4. ¿Tenéis alguna ayuda de alguna institución a la hora de organizar estas actividades (cesión de espacios, promoción en la web, alguna cuantía económica,…)?

Cada una de las librerías de Casa del libro donde contamos con clubes de lectura habilita un espacio en el que poder realizar las tertulias y todas nuestras convocatorias se publican en la página web casadellibro.com, en el apartado dedicado a eventos. Contamos con cartelería en las librerías, difusión a través de las listas de correo y cuentas de Facebook e Instagram de cada librería; y algunos clubes de lectura, como el de Passeig de Gràcia (Barcelona), disponen de usuarios propios en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram. La presencia en redes es especialmente importante en clubes como el de literatura juvenil de Maestro Victoria (Madrid), que está coordinado por la bloguera y booktuber del canal de literatura Millones de letras. Este club tiene un fuerte impacto en redes sociales y genera conexiones entre los lectores, que acostumbran a organizar quedadas y es una estupenda manera de promover el hábito lector entre los más jóvenes. Además, es muy importante la colaboración que prestan autores, traductores y editoriales, así como otras personas como las autoras del blog La teva lectura i la meva que participan junto con una de nuestras libreras en la coordinación del club de Passeig de Gràcia.

La promoción de la lectura es algo que atañe a toda la sociedad- comenta Abril G. de Enterría”

5. ¿Podéis explicarnos la dinámica de un club de lectura como el vuestro?

Desde hace dos años y medio nuestro club de lectura está muy orientado a contar con la presencia de autores o personas relacionadas con las obras propuestas, y la dinámica habitual de nuestros encuentros se resume en una breve presentación del libro y de los invitados, a continuación damos la palabra a los invitados que nos hablan sobre el texto y su proceso de creación y el resto del tiempo al debate con los participantes. La duración de los encuentros es de aproximadamente dos horas y su periodicidad mensual, y durante la tertulia trato de no intervenir demasiado para ceder el protagonismo a las participantes. Aproximadamente una semana antes del encuentro enviamos un correo electrónico a nuestra lista de lectores en el que se contextualiza la obra y se presenta tanto ésta como a los invitados, y después del encuentro enviamos un resumen de la tertulia que sirve a los asistentes para recordar lo comentado y a quienes no han podido asistir para seguir el hilo de los encuentros. Además, con cierta frecuencia publicamos crónicas de nuestras tertulias en Los diablos azules, el suplemento cultural de InfoLibre, que generosamente nos cede un espacio en su sección Club de lectura.

6. ¿Dónde- a vuestro juicio- ha fallado nuestro país a la hora de potenciar la lectura (en la familia, en el colegio,…)?

Como con casi todo, es difícil limitarse a un único espacio en el que se haya fallado a la hora de potenciar la lectura, aunque quizá buena parte del origen esté en los recortes de las partidas presupuestarias dedicadas a la cultura en los ámbitos estatal, autonómico y municipal. Esto, unido a las sucesivas leyes educativas, a la influencia de los medios de comunicación de masas y a la dificultad generalizada de conciliar la vida familiar y laboral, estaría -en mi opinión- en el origen de las causas. No obstante, como comentaba antes, la promoción de la lectura es algo que atañe a toda la sociedad y por ello tanto desde el ámbito público como el privado se debería reflexionar sobre su responsabilidad en el estado de la lectura en nuestro país. Sin olvidar la reflexión personal, pues las acciones y los modelos que desempeñamos cada uno de nosotros a partir de ellas también tienen un efecto en nuestro entorno más próximo.

7. ¿Qué más podemos hacer? ¿Se os ocurre alguna actividad de dinamización de la lectura para todo tipo de lector?

En el caso de Casa del Libro, creo que sería muy positivo extender las actividades que implican un contacto directo con los lectores a todas nuestras librerías, promoviendo actividades menos frecuentes como los recitales de poesía y las lecturas dramatizadas, así como poner en marcha clubes de lectura infantiles dirigidos a diferentes grupos de edad y clubes intergeneracionales. Desde el ámbito público, la mejora continua de la red de bibliotecas y la implantación de programas específicos de animación a la lectura en centros educativos, culturales y bibliotecas, entre otros. Y por supuesto, en todos los casos, aprovechar las oportunidades que nos brindan Internet y las nuevas tecnologías promoviendo blogs especializados, ampliando las secciones dedicadas a la lectura y los libros en los suplementos culturales de los medios de comunicación con presencia en Internet y generando espacios de participación de los lectores adaptados a todo tipo de lector.

© de las imágenes: La plaza de Poe, Breviario, Carma Casulá (imagen de la tertulia de Casa del Libro en torno a la novela Como si fuera esta noche la última vez, publicada por Los libros del lince)

* El Club de Lectura de Casa del Libro de Gran Vía se encuentra parado desde el mes de marzo hasta la finalización de las obras de reforma a las que se está sometiendo la librería.

Publicado en Zenda

Rafa Rubio: “El lobby conjuga política, comunicación, derecho y conocimiento del sector”

El título de Especialista en Asuntos Públicos y Lobbying dará comienzo en octubre en la Universidad Carlos III de Madrid. Por ello, hemos entrevistado a Rafa Rubio, miembro del claustro docente del título, que ha participado de manera activa en el diseño del programa académico.

Rafa Rubio es Doctor en Derecho Constitucional y profesor en la Universidad Complutense de Madrid. También ha sido investigador visitante en las Universidades de Georgetown, Harvard, George Washington University y la Scuola Superiore Sant´Anna. Es miembro del grupo de expertos del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales que colaboró en la elaboración de la Ley de Transparencia en España. Además, ha asesorado en comunicación digital y movilización social a Amnistía Internacional y Cooperación Internacional. Sus temas de investigación son la transparencia, la participación política, la comunicación y las campañas electorales

¿Por qué crees que realizar el curso es una opción para los profesionales de lobby?

El lobby es una profesión compleja que conjuga política, comunicación, derecho y conocimiento del sector en el que se trabaja, y es difícil encontrar profesionales formados en las cuatro disciplinas y con una visión integral de la profesión. Además, la profesión en nuestro país está un en proceso de modernización en el que toda puesta al día es poca.

¿Qué aportará este curso de posgrado a aquellos que se dedican al lobby?

Una visión integral del sector, formación en nuevas tendencias y el contacto con otros profesionales que suelen encontrar dificultades similares en su trabajo diario.

¿Cuáles crees que van a ser las tendencias del lobby que van a predominar los próximos años?

Creo que las dos grandes tendencias son la legitimación social, el aumento de los actores a los que se dirigen las acciones de lobby y la integración del lobby con otras áreas relacionadas con los intangibles de la empresa.

¿Crees que la actividad de lobby es imprescindible para cualquier compañía y organización?

Las decisiones del Estado influyen directamente en los resultados de las compañías y las organizaciones, de ahí que tratar de trabajar como si el Estado no existiera, o como si fuera imposible influir en sus decisiones sea un error estratégico y de gestión.

¿Consideras la actividad de lobby como canal de comunicación entre el sector privado, tercer sector, la sociedad civil, Administración Pública y políticos?

La materia prima del lobby es la comunicación, y sus actores fundamentales el sector privado, tercer sector, la sociedad civil, Administración Pública y políticos, de ahí que podamos definir la actividad de lobby propiamente como las actividades de comunicación entre estos actores.

Publicado en Llorente y Cuenca

“Esta campaña electoral es un auténtico paraíso para los consultores políticos”

“El debate a cuatro lo ganó Albert Rivera, pero Rajoy cumplió mejor sus objetivos”

La campaña electoral del 26J quizás canse a los ciudadanos, pero para los consultores políticos es «un auténtico paraíso», según admite Rafa Rubio, quien impartió ayer una conferencia en la UCAM. Cree que va a ganar Rajoy, y que en la última semana se dilucirá si Podemos adelanta al PSOE.

Por David Gómez

¿Cómo ve esta campaña electoral tan diferente que estamos viviendo?

Esta campaña es un auténtico paraíso para los consultores político, más allá que el ciudadano pueda estar agotado y los propios políticos también. Nunca se ha hecho una campaña con tanta información disponible para definir mensajes y estrategias. Es tremendamente atractiva para los expertos en la materia, que tienen materia prima suficiente para hacer bien su trabajo. Todo el debate de fondo de esta campaña va sobre la gobernabilidad, y eso favorece en gran medida al PP, porque ha estado en el Gobierno durante cuatro años. También está quedando claro que hay dos partidos imprescindibles para formar gobierno: PP y Podemos.

¿Qué diferencias nota en los principales candidatos, sus estrategias y sus mensajes, con respecto a diciembre?

Son infinitas. Rajoy se presenta desde la presidencia del Gobierno y casi duplica en edad al resto de los candidatos, por lo que aprovecha el elemento esencial de la experiencia. Pablo Iglesias lleva tres semanas proclamándose socialdemócrata, con un tono, un mensaje e incluso una forma de vestir que vienen a suavizar sus posturas con el objetivo de que lleguen a más gente. A Rivera y Sánchez les veo con problemas de posicionamiento. Pedro Sánchez Sánchez en la primera campaña tuvo un papel predominante y ahora ha pasado a un segundo plano. Albert Rivera, el líder político más valorado por sus bases, ha decidido ahora dar más papel más relevante dentro de la estructura de Ciudadanos.

A su juicio, ¿quién ganó el debate a cuatro?

Desde el punto de vista técnico, lo ganó Albert Rivera, pese a su sobreactuación del último minuto. Pero en el plano estratégico, ganó Mariano Rajoy, que fue el que cumplió mejor los objetivos que tenía antes del debate.

¿Qué pronóstico hace para el 26 de junio?

Creo que las elecciones generales las va a ganar el Partido Popular, con distancia considerable respecto a la segunda fuerza política. También pienso que PSOE y Podemos están muy ajustados. Que se produzca el ‘sorpasso’ dependerá de la estrategia de campaña en la última semana. Cualquier cosa que pase en la próxima semana va a ser determinante. Hay muchas provincias en las que los escaños pueden bailar por muy pocos votos.

Usted trabaja como asesor del Partido Popular. ¿Cree que la corrupción pasó ya en mayo y en diciembre de 2015 toda la factura que tenía que pasar?

Creo que eso es una frase hecha. En general, hay un porcentaje muy importante de la ciudadanía descontenta por la corrupción política en general, que afecta más a los partidos que tienen más gobiernos, en este caso el PP. La corrupción nunca dejan de pasar factura. Si la corrupción dejara de incluir, las personas que dejaron de votar a un partido a causa de la corrupción habrían vuelto. Y está claro que no. Quizás no hay mucha más gente que vaya a dejar de votar ahora por la corrupción, pero sí habrá gente que seguirá sin votar por este motivo.

Publicado en La Opinión de Murcia

Conoce nuestras firmas: Rafa Rubio

Conoce nuestras firmas: Rafa Rubio

Ya sabrás que los firmantes de El Subjetivo son gente intelectualmente irresistible. Por si acaso, con este cuestionario –elaborado por Ignacio Peyró, editor jefe de la sección- te invitamos a conocerlos mejor.

IP: Defínase políticamente. Ya, ya sabemos que es difícil.

RR: Conservador inquieto.

IP: ¿Qué le falta –y qué le sobra- al periodismo español de hoy?

RR: Le sobra prisa, anda escaso de reflexión y de dosis de empatía.

IP: Un maestro periodístico. O, ya puestos, columnístico. De aquí o de fuera de aquí.

David Brooks

IP: Las columnas: ¿con “yo”o sin “yo”?

RR: Sin yo (si puedo darme cuenta), en algún caso con nosotros

IP: Las redes: ¿gran tertulia o servidumbre contemporánea?

RR: Ni lo uno ni lo otro, un teléfono con altavoces al mundo, que han hecho posible una utopia: el selfie vital.

IP: ¿Qué temas echa en falta en nuestra conversación pública, y cuáles tienen un exceso de presencia?

RR: Me sobran los que para simplificar retuercen los problemas y me faltan los que se atreven a proponer soluciones complejas.

IP: ¿Seguir el propio interés o inspiración, o escribir pensando en los lectores?

RR: Seguir la inspiración, que escasea y no es cuestión de darla de lado. Y cuando uno disfruta algún lector encontrará, aunque sean amigos.

IP: ¿Sobre qué temas le suele interesar más escribir?

RR: Sobre los que pasaron hace más de 48 horas: el impacto de la tecnología en la democracia y la educación; elecciones, política y políticas, Iberoamérica… soy bastante previsible.

IP: Leer: ¿actividad cada vez más elitista?

RR: Hoy leer es un ejercicio de curiosidad, el único que nos permite descifrar las imágenes con las que percibimos la realidad.

IP: ¿Qué le gustaría aportar a los lectores de este medio?

RR: Un paréntesis entre tanta actualidad

Publicado en The Objective

Entrevista a Rafael Rubio Núñez

Para poner en su integridad la biografía de Rafael Rubio necesitaríamos casi el mismo espacio que el dedicado a su entrevista. Nos limitaremos, pues, a resumirla y a remitir a su página personal (ww.rafarubio.es) a quienes estén interesados en conocer con más detalle sus trabajos, intereses y publicaciones.

Rafael Rubio Núñez es doctor en Derecho tras defender su tesis doctoral sobre el lobby (Los grupos de presión, 2003) y Profesor Titular de Derecho Constitucional en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido profesor visitante en las Universidades de Harvard (1998), Georgetown (1999), George Washington (2008) y en la Scuola Superiore St’Anna de Pisa (2012). Ha impartido o imparte clases en distintos masters y posgrados de la Universidad Complutense, la Universidad Carlos III, la Universidad Pontificia de Comillas, la Universidad de Navarra, el CEU, el Centro Universitario Villanueva o el Instituto Universitario Ortega y Gasset.

Está especializado en analizar la participación política y la incidencia de las nuevas tecnologías en la democracia, especialmente en los procesos electorales. Su ámbito de intereses profesionales se extiende asimismo a la promoción internacional de la democracia en los procesos de transición; al papel de la Iglesia Católica en la promoción de la democracia; y al bioderecho, temas sobre los que ha publicado varios libros y numerosos artículos en revistas especializadas.

Es socio fundador de la empresa DOG Comunicación (www.dogcomunicacion.com) dedicada a la consultoría política y corporativa, con especial incidencia en las redes sociales e internet. Como consultor político ha asesorado a diversos partidos en campañas electorales municipales y autonómicas,  en las elecciones europeas de 2004 y en las generales (para Mariano Rajoy) de 2011. En el año 2008 conoció de primera mano, en el cuartel general de campaña de John McCain, las elecciones presidenciales en Estados Unidos. También ha asesorado y llevado a cabo trabajos de consultoría y de formación para políticos y diplomáticos en México, El Salvador, Venezuela y Perú.  Al margen de la política, ha intervenido en la gestión de la comunicación de las Jornadas Mundiales de la Juventud en Madrid (2011) y Río de Janeiro (2013).

 

Cuando hablamos de asesores o consultores de comunicación política, la imagen que primero se nos viene a la cabeza es la de Toby Ziegler de El Ala Oeste de la Casa Blanca o la de Stephen Meyers de la película Los idus de marzo, pero más allá del retrato que Aaron Sorkin o George Clooney nos han querido pintar sobre vosotros, querríamos saber ¿cuáles son las principales funciones de un asesor de comunicación? ¿En qué consiste tu trabajo?

El trabajo del asesor de comunicación política tiene muchas caras. Siempre que me hacen esa pregunta recuerdo un chiste de Forges que respondía de forma magistral a la pregunta sobre las funciones del ama de casa (y que mi madre todavía no ha despegado de la nevera):
– ¿Profesión?
– Limpiadora, cocinera, doncella, costurera, planchadora, niñera, maestra, telefonista, recepcionista, choferesa, psiquiatra, enfermera, puericultora, economista, matemática, intendente, sensual geisa y amante
– Todo eso no cabe
– Pues ponga “ama de casa”, es lo mismo.

En el caso del consultor político se podría decir: estratega, secretario, asesor de imagen, escritor de discursos, confesor, coach, community manager, psicólogo, compañero fiel, ¿amigo?…

En tu página www.rafarubio.es detallas tu vida y trayectoria pormenorizadamente. Nos gustaría conocer qué camino hay que recorrer, más allá del esfuerzo, estudio e inteligencia, para alcanzar una posición parecida a la tuya.

Yo no sabía que quería ser consultor político pero, a la vuelta de Estados Unidos, decidí someter mi tesis doctoral, al juicio de la persona que más sabía del tema en ese momento. José Luis Sanchís, me recibió, me ayudó con mi tesis y en pocos días empecé a colaborar con él y, de repente, me encontré siendo consultor político. A partir de ese momento, quizás suene a tópico, pero he ido descubriendo que lo más importante es tener claro cuál es el objetivo, y poner los medios para lograrlo. Son muchos los caminos que te llevan a trabajar como consultor político, cualquier trabajo puede ser, de alguna forma, un buen camino pero es necesario entenderlo así y, como decía hace poco Ashton Kutcher al recoger un premio, aprovecharlo (link al video). Además creo que hoy en día, el camino pasa por la especialización. El consultor político general es una especie en extinción, hoy tiene muchas más posibilidades de abrirse camino una persona especializada en leer la opinión pública, un experto en discursos, en debates, en audiovisual, o en comunicación digital.

Tras haber conocido a buena parte de los políticos europeos y americanos, ¿crees preciso tener unas aptitudes necesarias para dedicarse a la política o basta con el asesoramiento adecuado para que cualquiera pueda destacar en este mundo?

Me faltan muchos por conocer, realmente casi todos, pero por lo que he podido ver, es necesario tener una pasta muy especial para ser político hoy en día. Quizás lo más importante sea tener mucho aguante, capacidad de resistencia, una pasión por el mundo político, que no es el más agradable de los entornos laborales, y cierto sexto sentido…

Durante la campaña de Obama de 2008 las redes sociales pasaron a ocupar un lugar destacado dentro de la agenda política, pero ¿hasta qué punto han condicionado el mensaje de los políticos? ¿Ha llegado el momento en que una campaña puede ganarse o perderse dependiendo de cómo se gestionen las redes sociales?

Estoy convencido que en las redes sociales no se ganan las elecciones pero que cada día es más difícil ganar una elección sin entender las redes sociales y las dinámicas comunicativas y organizacionales que generan. No se trata de estar en las redes sociales, sino de entender los cambios profundos que estas provocan en la forma de vivir, de comunicarse, de relacionarse, de organizarse y sus efectos en la sociedad.

¿Crees que la calidad de nuestros dirigentes es tan mala como percibe la sociedad o es sólo una reacción a la mala situación que atraviesa el país?

Los partidos políticos no están adaptados a la sociedad, y sus procesos de selección no responden a una lógica de liderazgo moderno. Sus estructuras y procedimientos internos responden a estructuras sociales más propias del siglo XX y eso afecta a que aquellos que dirigen los partidos, y que terminan ostentando cargos públicos, respondan a criterios distintos a los del mérito y la capacidad, tan necesarios para el gestor público y el avance social.

Internet va desplazando a los medios de comunicación e incluso al Parlamento como escenario del debate público: ¿Cómo puede afectar este fenómeno a la política tradicional en los próximos años?

No es un problema de internet, es un cambio social radical, la comunicación pasa a ser conversación y la seducción, pasa del gustar al convencer. La política tradicional tendrá que abandonar los muros en los que vivía, más preocupada de las luchas internas, y salir a la calle para involucrar a los ciudadanos en la gestión pública. No hay otra alternativa.

En un marco más general ¿Crees que es posible que como consecuencia de la actual crisis se pueda producir un cambio o incluso pueda darse una ruptura dentro el sistema político español?

Estoy convencido. El sistema político tiene que dar respuesta a la realidad, y tengo la sensación que la realidad ya no cabe en este sistema político. Las personas tienen otras expectativas, actitudes distintas, estructuras diferentes y todo ello afecta a su manera de entender el bien común, su papel en la sociedad… o el sistema político es capaz de dar respuesta a estas nuevas demandas sociales, o el choque cultural se lo acabará llevando por delante.

En tu condición de profesor y empresario, ¿qué recomendarías al recién licenciado? ¿Emprender, adquirir experiencia previa trabajando o dedicarse al sector público?

Quizás mi experiencia determina la respuesta. He visto cerrar dos empresas que había empezado, y aprender haciendo, sin miedo a fracasar, es quizás la mejor lección. Se que no están las cosas para ir eligiendo pero ver cualquier oportunidad como un paso adelante, pegarse a buenos maestros, allí donde podamos trabajar, no dejar de aprender, de sorprenderse a diario y rodearse de gente valiosa resulta imprescindible para no dejar de avanzar.

Como profesor de Derecho Constitucional has vivido la implantación del Plan Bolonia y el tránsito de la licenciatura a los grados ¿Cómo crees que evolucionará la Universidad en los próximos años?

Bolonia es una buena oportunidad de poner otra cara al sistema universitario español, de adaptarlo a las nuevas necesidades educativas de una generación, la del milenio, que ya no se conforma con asistir a clase sino que precisa de otras fórmulas para aprender. El problema es que para su aplicación la universidad española necesitaría muchos más recursos que los que recibe y no todo se puede sustituir por buena voluntad y esfuerzo, algo que, por lo general, los profesores estamos haciendo.

Por último, la cuestión común a todos los entrevistados ¿Cómo ves la sociedad española dentro de quince años?

Soy optimista a quince años vista. Tengo mucha fe en la sociedad española que, a través de microproyectos políticos y sociales está adquiriendo un protagonismo cada vez mayor. A pesar de los pesares conservo la esperanza en que las dinámicas que la sociedad ha puesto en marcha acabarán por ser recogidas por los poderes públicos y dando sus frutos. La forma en la que se implemente la ley de transparencia y buen gobierno será un buen termómetro.

Publicado en En Silencio